Seguramente ya has escuchado un centenar de veces: al circular de noche en bicicleta, siempre hay que traer un buen juego de luces. Sin embargo, no es raro cometer algunos errores simples que afectan su efectividad.

Aquí te compartimos unos consejos que te ayudarán a pedalear de forma segura en condiciones de poca visibilidad.

  • Usa luces visibles a por lo menos 200 metros
  • Asegura que tus luces estén cargadas
  • Elige tus luces según tus necesidades
  • Utiliza luz roja en la parte trasera
  • Evita obstruir tus luces
  • Usa materiales reflectantes
  • Mantente siempre alerta

Usa luces visibles a por lo menos 200 metros

Esto puede parecer exagerado, pero si se considera que un corredor olímpico puede recorrer esta distancia en menos de 20 segundos, esto quiere decir que la o el conductor que viaja a gran velocidad tendrá muy poco tiempo y distancia para reaccionar al vernos.

Asegura que tus luces estén cargadas

Antes de salir a pedalear revisa que tus baterías tengan una carga adecuada. No esperes hasta que la carga se haya agotado totalmente para cambiar o recargar la batería o luces, según sea el caso.

El hecho de que tu foco aún parpadee no garantiza que tenga la intensidad adecuada para ser visto a una distancia segura.

Elige tus luces según tus necesidades

Lo ideal es que uses luces delanteras que tengan varios modos de luz, así puedes tener opciones según la condición. Si vas a pedalear por calles decentemente iluminadas el modo normal para ser visto son más que suficiente. Por otro lado, si tu trayecto incluye vialidades con poca iluminación o en mal estado lo más recomendable es una luz con suficiente intensidad y un haz que te permita ver el camino.

Utiliza luz roja en la parte trasera

Esto es importante, ya que así los demás usuarios de las calles podrán saber si vienes o si vas. Otra razón importante es que la luz roja es más fácil de percibir por el ojo humano a mayor distancia.

Al igual que con tu luz delantera, esta también deberá ser claramente visible a un mínimo de 200 metros de distancia. Nuestras luces traseras tienen una distancia de 300 metros.

Evita obstruir tus luces

Siempre es recomendable fijar la luz trasera a la bicicleta, de tal manera que siempre sea visible y con un ángulo adecuado. Algunos lugares en los que se recomienda colocarla es en el portabultos o el poste del sillín. Alternativamente la puedes poner en tu mochila, casco, incluso algunas bolsas de asiento incluyen una sujeción para lámpara.

Cualquiera que sea el punto en el que elijas instalar tu luz, siempre asegúrate de que no la obstruyas con tu chamarra o mochila, por ejemplo.

Usa materiales reflectantes

Otra buena recomendación para hacerte visible en las calles, es utilizar materiales reflectantes en tu bicicleta o como parte de tu vestimenta. Además de los reflectantes que muchas bicicletas ya incluyen, existe un sin fin de alternativas que ayudarán a hacerte mucho más visible.

Podrás encontrar desde cubiertas con bandas reflectantes en sus costados, diseños autoadhesivos que puedes pegar en distintos puntos de tu cuadro y más.

En cuanto a prendas, podrás encontrar desde cintas que puedes colocar en tus tobillos, chalecos e incluso chamarras y otras prendas especialmente diseñadas para ciclismo. La variedad es enorme.

¡Ojo! Fluorescente no es lo mismo que reflectante. La vestimenta de color fluorescente es bastante llamativa durante el día, pero en la noche es mucho más vistoso una prenda con material reflectante.

Mantente siempre alerta

Aunque ya te hayas equipado con lo último en luces y ropa de ciclismo, no te confíes. Siempre hay prestar atención y anticipar las acciones de las otras personas o inclusive de las condiciones del camino y así evitar accidentes.

Esperamos que estos consejos te sean de gran utilidad y que te ayuden a disfrutar esas pedaleadas nocturnas.

Si deseas adquirir alguna de nuestras luces puedes hacerlo aquí o por nuestro whatsapp 321 7081423

LUCES:

150 LUMENS

300 LUMENS

500 LUMENS

650 LUMENS

800 LUMENS