fbpx

Es un hecho confirmado que el robo de bicicletas se ha incrementado en los últimos años, Colombia no es la excepción, y su capital vive y refleja a diario el temor que tienen los ciclistas de salir y exponerse a este terrible mal.

De acuerdo a las cifras oficiales de la Policía, durante el 2015 este delito impactó en más de 4000 casos, lo que representa un promedio diario de 312 hurtos a los usuarios  que utilizan este medio de transporte. Como consecuencia a este gran problema, tenemos al mercado negro de bicicletas robadas que se ha especializado más, dedicados a estafar a sus compradores con la compra de bicicletas robadas.

Sin embargo, la comunidad de ciclistas ha ido diseñando estrategias para combatir esa práctica delincuencial y reducir su impacto. La primera es preventiva y consiste en difundir información sobre las distintas modalidades de robo, para alertar a los pedaleadores. Grupos en las redes sociales, son unos de los elementos más utilizados para alertar a la comunidad.

Como segunda opción debemos impulsar y promover la denuncia ante las autoridades, una vez se presenten los hechos. Y finalmente, una tercera estrategia ha sido la construcción de un portal en Internet para concentrar la información al respecto, hacer seguimiento de los casos y obstaculizar la compra y venta de bicicletas robadas en el mercado negro.

A continuación compartiremos contigo 5 datos importantísimos a mantener en cuenta para evitar estas situaciones:

El “ladrón amigable”

Como el nombre lo indica, un “ladrón amigable” es quien te despoja de tu bicicletasin violencia. Son delincuentes que generalmente trabajan en grupo y que emplean la tácticas para ganarse tu confianza y cometer el ilícito.

En general, son personas simpáticas y agradables que conoces en las ciclorrutas, en los parques, o en sitios donde hay gran afluencia de bicicletas. Ellos mismos van en bicicleta, casi siempre de buena marca, y te buscan conversación sobre cualquier tema.

Recomendación: No pierdas de vista #TuBici cuando estés en la calle y abstenente de ir con desconocidos a otros sitios.

Los lugares de Colombia con mayor número de robos

” La lista la encabeza Bogotá, por ser la ciudad más poblada, pero también porque sus ciudadanos son cada vez más adeptos a la bicicleta. La capital de Colombia tiene el récord latinoamericano de más de un millón y medio de viajes en bicicleta en un solo día. Durante 2015 se presentaron casi 3 mil robos de bicicletas en Bogotá. En Medellín se registraron poco más de 300 casos, lo que representó un aumento de más de 300% con respecto a 2014 en esa ciudad. En el Valle se registraron alrededor de 400 hurtos de bicicletas, siendo Palmira, Tuluá y Cali los que concentraron mayor número de casos.”

Denuncia ante las autoridades

Las víctimas de robo parecen creer que no hay ninguna posibilidad de recuperar su bicicleta y por eso no denuncian el delito. En 2015 la Policía de Bogotá recuperó 480 bicicletas, pero no pudo devolverlas a sus dueños porque ninguno de ellos había guardado el número de serie de su vehículo. Así que, no lo olvides: guarda el número de serie y denuncia siempre en caso de robo.

¿Qué marcas buscan más?

Aunque no hay estadísticas precisas al respecto, todo parece indicar que los ladrones prefieren las bicicletas de gama media y tienen particular debilidad por las plegables. En este rubro, las más perseguidas son las de marca Tern y Tomacorriente. Sin embargo, el 90% de los robos están dirigidos a las bicis de ciclomontañismo. Referencias como Specialized, GW, Giant,  Cannondale y Trek son las preferidas por los amigos de lo ajeno.

Mejor prevenir, que lamentar

Si quieres protegerte del robo, nada mejor que prevenir. La delincuencia no da tregua y día a día diseña nuevos métodos para cometer sus ilícitos. Hay dos medidas altamente recomendables. Una de ellas estomar un seguro contra robo, especialmente si tienes una bicicleta de gama media o alta.

La otra medida que debes tomar es inscribirte en el portal de BiciRegistro. Desde allí se viene haciendo una magnífica labor para evitar los robos y recuperar los aparatos robados.